Celebramos con gran emoción el Día Internacional de la Lesión Medular

Día Lesión medualr 1

Parapléjicos, en colaboración con la Asociación de Personas con Lesión Medular y Otras Discapacidades (ASPAYM), ha celebrado el Día Internacional de la Lesión Medular (Spinal Cord International Day) con un emotivo acto protagonizado por la música y la poesía de Antonio Cabrera

 

Día Lesión medular 4

Impulsado por la International Spinal Cord Society (ISCoS) a instancias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), este es el segundo año que se celebra junto con otros 24 países del mundo. Durante el evento la directora del hospital, Blanca Parra, ha explicado que en esta edición se ha elegido el lema «Sí, nosotros podemos“, que pone el foco en la capacidad de las personas con lesión medular de ser actores para la prevención.

“La mejor manera que la sociedad tiene de afrontar la lesión medular es prevenirla, la mayoría de los casos de lesión medular traumática provienen de accidentes de tráfico, accidentes laborales, caídas y accidentes deportivos y todos se pueden prevenir”, ha afirmado Blanca Parra.

El presidente de ASPAYM, José Ramón del Pino ha destacado la labor preventiva que se lleva a cabo también desde el tejido asociativo con campañas de tráfico como “No corras, no bebas…no cambies de ruedas”, y se refirió a  ASPAYM como “un gran complemento del Hospital que busca mejorar la calidad de vida de las personas con lesión medular”

Asimismo durante este día se han llevado a cabo acciones, como la campaña en redes sociales con los ‘hashtag’ #YesWeCan y #SCIDay, mediante las que se invitó a todas las personas con lesión medular a subir un comentario con una foto de una actividad de la vida diaria, «para mostrar de lo que somos capaces».

 

DSC_0046

Música, poesía y mucha emoción

Tras las palabras de Blanca Parra  y José Ramón del Pino se procedió a la lectura de cuatro poemas del paciente y poeta ingresado en el centro, Antonio Cabrera, Premio Internacional de poesía de la  Fundación Loewe, Premio Nacional de la Crítica, dos de los cuales  los leyeron su hija y su esposa, y el último titulado “Invocación a la médula” fue escrito por el lírico para la ocasión y dice así: Médula, circula hacia la vida,/deja pasar el tiempo / fluido de lo móvil. /Tú posees el fuego, / enfócalo hacia el mundo. /Y que ardan los nervios, / enteros, gloriosamente.”

Antonio Cabrera estuvo acompañado de su hijo, Daniel Fuster, reconocido intérprete de oboe que, tras formar partes de prestigiosos orquestas de varias ciudades de Europa, como Leipzig, Salzburgo o Munich, en la actualidad es oboe solista de la Orquesta del Gran Teatre del Liceu y profesor de oboe en el Conservatori del Liceu.