La impresión en 3D y su aplicación en discapacidad

Seminario 3D

La aplicación de la impresión 3D en la discapacidad ha sido el objeto del seminario realizado con la Fundación Caja Rural en el Hospital Nacional de Parapléjicos, en el que expertos del FabLab de Cuenca y de la empresa BJ Adaptaciones han mostrado cómo la fabricación digital puede mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad.

 

Se trata del segundo encuentro del I Ciclo de Seminarios «Innovación y Discapacidad» impartido Delia Millán, del Fab Lab de Cuenca y Bibiana Escribano de la empresa BJ Adaptaciones que están desarrollando la Fundación Caja Rural Castilla-La Mancha y la Fundación del Hospital Nacional de Parapléjicos, que en esta ocasión tiene como objetivo analizar las aplicaciones y las soluciones técnicas que la tecnología 3D puede aportar en el ámbito de la discapacidad física.
El supervisor del Área de Rehabilitación y Recursos Materiales del Hospital Nacional de Parapléjicos, Alberto Ubago, ha comentado que la fabricación digital es ya una realidad que va a revolucionar en el mundo de la discapacidad, con productos de apoyo que van a proporcionar calidad de vida e independencia a los discapacitados.
Es además una tecnología muy extendida, tanto en el ámbito nacional como internacional, porque está siendo desarrollada fundamentalmente por los denominados laboratorios de fabricación digital de uso personal (Fablab), están interrelacionados vía internet y comparten todo lo que van haciendo, ha añadido.
A la vez, los Fablab absorben de la propia sociedad la demanda de fabricación digital, ha señalado Ubago.

DSC_7336
La sensibilidad de la Caja
Asimismo, ha expresado su satisfacción por contar con empresas como Caja Rural Castilla-La Mancha, «que ha querido a través de su Fundación tener esta sensibilidad social de ayuda a las personas con discapacidad, que es lo que hace, conjuntamente con el mundo asistencial, que cada día esto pueda ser una realidad».
Como ejemplo, Ubago ha explicado que en Hospital de Parapléjicos los pacientes necesitan una serie de adaptaciones para actividades como comer, vestirse, necesitan férulas posturales para colocar sus dedos o muñecas de una determinada forma.
Estas adaptaciones se están haciendo con una serie de materiales tecnoplásticos que requieren una elaboración sofisticada, que puede hacerse con escáner, ordenadores e impresoras 3-D, que pueden hacer adaptaciones configuradas a medida.
Por su parte el presidente de Caja Rural Castilla-La Mancha y de su Fundación, Javier López Martín, ha dicho que esta colaboración se enmarca en la labor de sensibilización que desarrollar la entidad, de a conocer que existen personas que necesitan ayuda para mejorar su calidad de vida
En este sentido, López Martín, ha dicho que Caja Rural Castilla-La Mancha financiará en la medida de lo posible la adquisición de dispositivos 3D por parte del Hospital Nacional de Parapléjicos.
Economía social
Caja Rural Castilla-La Mancha seguirá ayudando a estos colectivos, porque «como entidad de economía social uno de sus objetivos es trabajar para mejorar la vida de las personas discapacitadas y de los colectivos desprotegidos o desfavorecidos», ha apuntado López Martín.
A su vez, la directora de la Fundación Caja Rural Castilla-La Mancha, Ana López-Casero, ha indicado que hace unos meses la entidad planteó hacer una serie de seminarios que hicieran visible cómo la tecnología puede contribuir a mejorar la vida de las personas con discapacidad, para lo cual se puso en contacto con la Fundación del Hospital Nacional de Parapléjicos.
El objetivo, es crear un espacio de encuentro de terapeutas, asociaciones que trabajan con la discapacidad y la comunidad educativa, para que puedan conocer el desarrollo y las aplicaciones tecnológicas.

DSC_7365

DSC_7354